c

Aunque el llanto del bebé por los cólicos consiga ponernos nerviosos, lo primero que debemos hacer los padres es intentar estar tranquilos y procurar crear en casa un ambiente silencioso, ellos perciben nuestra tranquilidad y les ayudamos a no ponerse peor.

Un bebé con cólico tiende a estar sensible con cualquier tipo de ruido, incluso con los cambios de temperatura. Si las personas a su alrededor están preocupadas, o “de los nervios”, los bebés pueden percibirlo y llorar aún más.

¿Cómo ayudar a un bebé con cólico del lactante?

Primero de todo, es importante que el doctor examine a tu bebé para asegurarse que no existe una condición médica subyacente o algún problema alimenticio que cause el llanto.

Si todo apunta a que son gases, te damos algunos consejos a seguir:

Dale un suave masaje

Tu bebé puede disfrutar un suave masaje dado por ti, asegurate de tener las manos calentitas y que la presión sea suave y segura. Desde Baby Spa Madrid recomendamos que dichos masajes se impartan por profesionales.

Música

El canto, las nanas o la música que escuchabas durante tu embarazo pueden servir de calmante para los bebés. Incluso cualquier ruido monótono, que para él sea conocido, puede calmarle.

Posición vertical

Para ayudar al movimiento de gases y disminuir las molestias, es conveniente que lleves a tu bebé en posición vertical, esta posición le ayudará a expulsar los gases.

Baña a tu bebé

Un baño tibio durante un episodio de cólico puede distraerlo y relajarlo. La hidroterapia tiene infinitos beneficios para el bebé ya que la suave presión que provoca el agua en su tripita favorece al sistema digestivo y circulatorio, por lo que los gases son más propensos a ser expulsados.

Cada bebé puede reaccionar de una manera u otra, no existe ningún método curativo aunque si ayuda. Mucha paciencia y no ponerse nervioso es lo primordial, nuestro bebé está sufriendo, pero somos nosotros los que tenemos que procurar calmarlo y conseguir su bienestar.